Un funeral civil ¿cómo es?

La alternativa laica o civil a un funeral con tintes religiosos es una ceremonia que comúnmente se llama “Despedida del Cuerpo”, donde se toma conciencia y se acepta el hecho de que esa persona se ha marchado dejando su cuerpo aquí. La misma tiene lugar desde el fallecimiento hasta cuarenta días después.

A ese ser querido se le despedirá con los cuatro elementos pero con el corazón tranquilo, agradeciéndole haber compartido parte de su camino con los presentes. Se tratará de cambiar el sentimiento de pérdida y vacío por el sentimiento de gratitud. Se celebrará de forma entrañable su paso por este mundo y le desearemos un feliz tránsito hacia un nuevo camino del alma. Aunque nunca se olvide a esa persona, se la dejará libre para continuar su evolución.

Mario Martín

 

Cuando una persona allegada fallece se produce en nosotros una sensación de profundo vacío, un silencio pesado que nos oprime el alma. A partir de ese momento ya no se puede seguir compartiendo, conviviendo, sintiendo o tocando a ese ser tan querido. Pero olvidamos con facilidad que la muerte siempre nos acompaña y que en muchas ocasiones, si fuésemos más conscientes de su segura llegada, nuestras vidas tendrían mayor calidad, y no malgastaríamos el tiempo posponiendo planes de futuro, viajes o deseos que alegrarían nuestra vida. Reiríamos por el regalo de estar vivos y este sería motivo suficiente para ser felices y plenos.

Un funeral civil permite que los asistentes puedan expresar su dolor o su reconocimiento hacia la persona fallecida. Este tipo de interacción, dinamizada por un celebrante, contribuye a que la despedida sea con más amor, calidez y viveza.

2 pensamientos en “Un funeral civil ¿cómo es?

  1. La lectura del artículo me genera la duda de como realizar la ceremonia de los 4 elementos. Podrían facilitarme más datos, bibliografía etc?. Agradecida de antemano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *