Qilakitsoq: Las sorpresas que aparecen conservadas bajo el hielo

En 1972 aparecieron en Qilakitsoq, un emplazamiento arqueológico de Groenlandia, ocho momias que conmocionaron al mundo por su excelente estado de conservación al encontrarse en una zona cubierta de hielos. El enterramiento, que data del siglo XV (fechado hacia 1475), en roca y con un viento gélido constante soplando a lo largo de los siglos sobre él, hizo que los expertos pudieran encontrar mucho y estudiar al detalle las características de la tribu Inuit a través de este rito funerario.

Qilakitsoq

Simboliza (www.simboliza.org), a través de la ceremonia ‘Despedida del Cuerpo’, hace uso del poder simbólico de los cuatro elementos (agua, fuego, tierra, aire), además del éter, para el último adiós en un clima de agradecimiento, acogida, compasión y paz.

En los enterramientos de Qilakitsoq aparece un bebé de seis meses que, al parecer, fue enterrado vivo junto a su madre fallecida. Ésta era una costumbre muy arraigada entre los Inuit: si no se encontraba a quien cuidar del bebé, éste era depositado en la tumba junto a la mujer que le trajo al mundo.

Qilakitsoq bebe

En esta sorprendente fosa, aparece también otro niño de dos años que, al parecer, tenía Síndrome de Down; el clan pudo haberle dejado morir de frío a condición, porque no contribuía a la obtención de alimento, confección de ropa o elaboración de refugios (la tribu no podía ‘permitírselo’ entre sus miembros). En este Qilakitsoq todo son mujeres: seis en total, bien alimentadas y una, de edad más avanzada, con un tumor. Cinco de ellas tenían tatuajes en el rostro; dos de ellas, además, un punto en la frente.

Los expertos no se explican aún el por qué: los Inuit no enterraban nunca a mujeres solas, nunca separadas de los hombres. Es otro misterio más surgido del hielo y del frío en las zonas glaciares del planeta.

Qilakitsoq momias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *