“Prohibido morir”: las curiosas dificultades que enfrenta el rito funerario

“Prohibido morir”. De este modo intentó resolver un municipio italiano del sur (unos 4.000 habitantes, zona de la Campania, a 50 kilómetros de Nápoles) sus problemas de falta de terrenos para construir un cementerio. El alcalde de Falciano del Massico emitió hace un par de años un edicto en el que, textualmente, se decía: “prohibición de hecho a los ciudadanos, residentes o de paso, a cruzar el límite de la vida terrena para ir al más allá”. El único camposanto disponible era el de una población vecina, con la que la peculiar Falciano del Massico había roto relaciones institucionales hacía varias décadas; luego su alcalde, cardiólogo de profesión, dictaminó esta sorprendente medida para ir solventando el problema de la inhumación, medida (prohibición) que se requería cumplir “en la medida de las posibilidades de cada uno”.

cementerio italiaP

arece una noticia de comedia al estilo italiano, pero es una realidad y, además, no única. En Brasil, en la localidad de Biritiba-Mirim (28.000 habitantes) el regidor lanzó, nada más y nada menos, un proyecto de ley: “Los ciudadanos deberán cuidar de la salud para no fallecer”; a los ‘desobedientes’ se les imponían infracciones (más exactamente, a sus familias). El motivo era el mismo: la falta de terrenos para construir un cementerio.

En Simboliza (www.simboliza.org) la ceremonia ‘Despedida del Cuerpo (funeral)’ está planteada como un emotivo momento de agradecimiento hacia la persona que se ha ido. Ceremonia que se celebra entre tres días y cuarenta días después del fallecimiento.

funeral simboliza

Las culturas del mundo han dado respuesta a los ritos funerarios con las soluciones más diversas. El problema de falta de suelo, de falta de espacio para la inhumación, resulta bastante habitual. Significativa es la cultura Bo, en China; una civilización que desapareció durante el siglo XVI pero que fue muy floreciente y que enterraba a sus muertos en ataúdes colgantes que construía en cuevas y precipicios, exactamente siguiendo el perfil de las montañas. Existían miles y miles; hoy, sólo quedan unos 300 repartidos por el país asiático… y se han convertido en un gran atractivo turístico.

funeral cultura bo china

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *