¿Por qué se sirve un ágape en algunos funerales?

En los funerales británicos, es muy común que se sirva un refrigerio después del ‘servicio fúnebre’. Los invitados acuden al domicilio del finado y son agasajados por la familia a modo de agradecimiento y homenaje hacia la persona fallecida. Un ágape… Nos detenemos en la palabra, porque tiene mucha ‘miga’ a la hora de entender los cultos y ritos funerarios, ceremonia que en Simboliza (www.simboliza.org) se denomina ‘Despedida del Cuerpo’.

funeral gran bretaña

En Roma y durante los primeros cultos cristianos hasta aproximadamente el siglo VI era costumbre común tras el funeral servir un ‘refrigerium’: se creía que el alma tenía “necesidad de comer y de beber” y, así, los asistentes a las exequias fúnebres acompañaban a quien había fallecido en este su último ‘homenaje culinario’. Una costumbre también extendida, al parecer, entre los celtas y que es la base de la práctica del ágape anglosajón.

refrigerium

Volvamos a la palabra; ágape es un término procedente del griego ‘agaph’, que tiene como origen, precisamente, los banquetes funerarios de la Antigüedad, primer y gran rito de veneración donde se honraba a la persona que había fallecido, costumbre que se adecuó a las catacumbas durante los inicios del cristianismo y, posteriormente, a las comidas ‘de caridad’. Si nos detenemos en la terminología masónica, ágape es una comida ritual delimitada al llamado “Capítulo de los Caballeros de la Rosa Cruz”.

Al igual que en Gran Bretaña, en algunas localidades de Italia sigue siendo muy usual que el ‘dar el pésame’ vaya acompañado de llevar a la residencia de la persona fallecida algunos alimentos básicos (harina, pasta, tomate, azúcar, café, galletas…); con ellos, los más cercanos prepararán ese refrigerio, que será sencillo, poco festivo… pero culinariamente consistente.

funeral1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *