Navidades con una muerte cercana: ¿cómo afrontarlas?

Cuando se sufre la pérdida de un ser querido, los días de vacaciones, los fines de semana y fechas como la Navidad parecen abrir en el duelo un territorio aparentemente insalvable. Ahí, la pérdida se sentirá más intensamente y dolerá más.

Sin embargo, la terapia de superación psicológica de un duelo asegura que mirando cara a cara estos momentos que se presentan como los verdaderamente difíciles es como el fin de este tiempo doloroso llega antes y el crecimiento personal avanza más.

duelo muerte de ser querido

En Simboliza (www.simboliza.org) la ceremonia ‘Despedida del cuerpo’ (funeral) supone una ayuda activa durante este intenso proceso; apoyo efectivo para transmutar el dolor en paz serena y la pérdida en agradecimiento.

¿Qué hacer en Navidad, por ejemplo? Los expertos recomiendan escribir eso que se siente, afrontarlo y enfrentarlo. Puede parecer difícil, pero resulta sanador y conlleva un innegable avance. Después, seguir estos consejos:

Tomarse tiempo para el duelo. No existe razón alguna, recalcan, para ocultar el dolor y la tristeza que se siente. Negarlos es alargar la curación y la superación. Ocultarlos en Navidad también resulta contraproducente.

duelo en navidad

Expresar y compartir los sentimientos. Escribir, expresar emociones arropado por los más cercanos y queridos, dejarse acompañar y cuidar. No esconderse ni esconder. Sacarlo todo para transmutarlo todo.

No tomar decisiones precipitadas. Los psicólogos recomiendan no correr en la superación de un duelo. Lleva su tiempo y es necesario tomarse todo el que se necesite. Afianzar cada paso es garantía de éxito; en cambio, correr para salir cuanto antes del dolor conlleva más dolor… y retraso en llegar a la meta.

Pedir ayuda. No significa esto, insisten los expertos, ningún tipo de debilidad sino adecuada y necesaria sinceridad (sanadora, por otra parte). Decir claramente qué se necesita y cómo es fundamental para que la ayuda llegue de la forma más efectiva.

duelo en navidad pedir ayuda

Descansar y cuidarse. El sueño suele verse alterado durante un tiempo de duelo (o se duerme mucho o, en cambio, se duerme muy poco). Para recuperar el tono vital es necesaria la soledad, el contacto con la naturaleza, una alimentación cuidada y, también, evitar el exceso de alcohol, de tabaco o de algún tipo de fármacos.

Volver a mirar con alegría la vida. Retomar actividades, compartir espacio y aficiones con otros y abrir nuevos caminos: así es como el duelo va llegando a su final. La Psicología asegura que si el proceso se ha realizado adecuadamente, la persona que deriva de ello es mucho más fuerte, está más preparada para la felicidad y se vuelve más compasiva.

duelo en navidad compasion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *