Los funerales maoríes: compartir desde la paz

Un funeral Maorí tiene, como elemento esencial, el ‘Marae’ o lugar donde se traslada al ser querido que ha fallecido, un ámbito que se convierte en espacio de encuentro espiritual, escenario para compartir vivencias y reducto de agradecimiento y paz (en la sociedad actual, suele ser una habitación de una vivienda, especialmente acondicionada y bendecida).

marae

El tiempo de paso por el ‘Marae’, que puede llegar a cinco días, se denomina ‘Tangihanga’. Es el momento en que conocidos, amigos, allegados, acuden a presentar sus respetos a la persona fallecida y a sus familiares. Son múltiples las ceremonias que se desarrollan a lo largo de estos días, siempre en unión, siempre en acompañamiento.

funeral maori danza

El día previo a que el cuerpo sea trasladado al cementerio o ‘Urupa’, el ataud se mantiene cerrado y en la oscuridad como símbolo de descanso eterno para el ‘Tapapaku’ (cuerpo). Una vez que el cuerpo recibe sepultura, familiares, amigos, allegados, conocidos… regresan al ‘Marae’ para festejar, cantar canciones y compartir historias y vivencias sobre el ser querido que ha muerto y que ya reposa.

La cultura Maorí permite expresar el dolor de forma abierta, dolor que es recibido en comunidad, amado y reconvertido. A los niños no se les aísla de la muerte; es más, su papel es importante en las ceremonias que se suceden. Son funerales bellos, conmovedores, que dejan una impresión poderosa y duradera entre quienes asisten a ellos y tienen la oportunidad de acercarse a tan serenas despedidas.

funeral maori 1905

La cultura Maorí es una cultura polinesia extendida en países como Australia y Nueva Zelanda. En este último apareció entre los años 800 y 1.300. La tradición oral de los maoríes habla de una llegada a sus costas en grandes canoas que cruzaron los océanos.

 #tradiciones #funeral #entierro #culturas #funeralcivil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *