Llorar importa

Contar con un contexto apropiado, un grupo de personas que arropan, un ambiente propicio y acogedor, facilita la expresión emocional de la persona y contribuye de forma muy favorable a la superación del duelo. La ceremonia ‘Despedida del Cuerpo (funeral)’ de Simboliza es una toma de conciencia acompañada y amorosa que llega 40 días después del fallecimiento del ser querido.

La finalidad de esta reunión es cambiar un sentimiento de pérdida y vacío por una profunda gratitud a quien compartió esa parte del camino, deseándole un tránsito feliz y en paz hacia el nuevo devenir de su alma.

llorar

 

Sí: llorar importa. Esta manifestación emocional única y propia del ser humano tiene una razón de ser… o varias. Llorar es natural y es sano, por lo tanto, no tiene sentido aguantar o negar esas lágrimas en función de una idea personal de “no me lo puedo permitir” o de un rol social de “yo no soy de llorar” o “no se puede llorar con mi profesión, mi estatus, mi talento”.

Llorar es humano y no hacerlo es reprimir una serie de emociones que tienen en las lágrimas su motor de salida. De esa represión derivan patologías y dolencias físicas de lo más diverso (aunque muchas van directas a los riñones, órganos que soportan nuestra sobrecarga emocional no expresada).

llorar 1

Según las investigaciones del bioquímico William H. Frey II, de la Universidad de Minnesota, las lágrimas tienen una composición química diferente según su finalidad. Por ejemplo, las automáticas (que se producen en nuestros ojos cuando cortamos una cebolla o en un lugar con mucho humo) son segregadas por los lagrimales, la glándula lagrimal, para lavar y proteger los ojos; sin embargo, las ‘lágrimas emocionales’ contienen más prolactina a base de proteínas y hormonas (hormona adrenocorticotrópica) y leucina-encefalina, que es un analgésico natural.

Por lo tanto, llorar (biológicamente) nos tranquiliza, calma el estrés del momento y produce una relajación en el organismo segregada sabiamente por nuestro propio cuerpo.

lagrimas 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *