Los cipreses en los cementerios

Los cipreses crecen en los cementerios, y como sucede siempre, no es por casualidad. Un ciprés, por su forma alta, alargada y poderosa, es una conexión directa entre el cielo y la tierra y un árbol que aparece siempre en cualquier referencia funeraria. El funeral es una ceremonia que en Simboliza lleva por nombre ‘Despedida del cuerpo’.

Sus raíces, firmes y fuertes, crecen muy hondas, muy profundas; y es ahí, varios metros bajo la superficie, donde se extienden. Más allá del componente simbólico, un ciprés plantado en un camposanto nunca motivará que se levanten las tumbas. El ciprés es un árbol tremendamente fuerte, de resina que nunca se estropea, de madera duradera y noble y follaje persistente: es un árbol inmortal (como las almas). Guarda y recibe en la zona donde descansan los restos de los cuerpos (es, también, un árbol de bienvenida en las fincas y hogares mediterráneos)… pero habla del más allá (de hecho, en heráldica un ciprés simboliza “elevados y nobles sentimientos, como la idea de incorruptibilidad).

cipreses1

Los romanos consagraron el ciprés al dios Plutón y le asignaron el calificativo de árbol fúnebre. Pero los ritos y ceremonias vienen de mucho tiempo atrás: anteriormente a la cultura helénica, tal y como recoge el ‘Diccionario de los Símbolos’ de H. Biedermann, los cipreses y los cultos al mundo subterráneo estaban estrechamente relacionados; se creía, además, que repelían hechizos malignos y se asociaban a lo medicinal.

Los cipreses, sí, creen en Dios.

cipreses2

#cementerios #árboles #funeral #funerario #funeraria

¿Por qué rosas rojas sobre el ataúd?

Son comunes las imágenes de flores rojas sobre un ataúd, rosas especialmente. Fotografías llenas de sensaciones, emoción y belleza que enmarcan ritos fúnebres de despedida a un ser querido, ceremonia de duelo que en Simboliza lleva por nombre ‘Despedida del Cuerpo’.

Las rosas rojas son símbolos de amor, de amor duradero, eterno, apasionado. También, de gran respeto. En un funeral, esta flor aporta un importante matiz de cercanía. Una rosa roja sobre un féretro indica una conexión muy directa, estrecha, profunda, con esa persona que se ha ido, un sentimiento muy fuerte; habla, igualmente, el lenguaje de un intenso dolor. Si la tonalidad roja es más suave, la flor expresa más la admiración hacia el finado.

rosas rojas feretro

Hay curiosidades respecto a la combinación de un ramo y la forma de presentar las rosas. Si se unen las rosas rojas a las amarillas y a las amapolas blancas, predominando las rosas rojas en el conjunto, el significado es “el amor tiene más fuerza que la amistad”. Cuando las rosas se ofrecen sin sus espinas, esto es lo que se transmite: “No hay nada que temer”.

En todo caso, una corona de rosas rojas es, en estas ceremonias, una impresionante y respetuosa muestra de reconocimiento al ser querido que acompañó una etapa del camino.

corona rosas rojas

#funeral #pompasfunebres #funerario #funeraria #flores #rosas #significadoflores

¿Por qué se sirve un ágape en algunos funerales?

En los funerales británicos, es muy común que se sirva un refrigerio después del ‘servicio fúnebre’. Los invitados acuden al domicilio del finado y son agasajados por la familia a modo de agradecimiento y homenaje hacia la persona fallecida. Un ágape… Nos detenemos en la palabra, porque tiene mucha ‘miga’ a la hora de entender los cultos y ritos funerarios, ceremonia que en Simboliza (www.simboliza.org) se denomina ‘Despedida del Cuerpo’.

funeral gran bretaña

En Roma y durante los primeros cultos cristianos hasta aproximadamente el siglo VI era costumbre común tras el funeral servir un ‘refrigerium’: se creía que el alma tenía “necesidad de comer y de beber” y, así, los asistentes a las exequias fúnebres acompañaban a quien había fallecido en este su último ‘homenaje culinario’. Una costumbre también extendida, al parecer, entre los celtas y que es la base de la práctica del ágape anglosajón.

refrigerium

Volvamos a la palabra; ágape es un término procedente del griego ‘agaph’, que tiene como origen, precisamente, los banquetes funerarios de la Antigüedad, primer y gran rito de veneración donde se honraba a la persona que había fallecido, costumbre que se adecuó a las catacumbas durante los inicios del cristianismo y, posteriormente, a las comidas ‘de caridad’. Si nos detenemos en la terminología masónica, ágape es una comida ritual delimitada al llamado “Capítulo de los Caballeros de la Rosa Cruz”.

Al igual que en Gran Bretaña, en algunas localidades de Italia sigue siendo muy usual que el ‘dar el pésame’ vaya acompañado de llevar a la residencia de la persona fallecida algunos alimentos básicos (harina, pasta, tomate, azúcar, café, galletas…); con ellos, los más cercanos prepararán ese refrigerio, que será sencillo, poco festivo… pero culinariamente consistente.

funeral1

Los enterramientos en Mesopotamia

Mientras los egipcios crearon grandiosos monumentos funerarios y hacían del viaje al más allá una de las piezas claves de sus cultos religiosos, los enterramientos mesopotámicos eran muy simples. Ahí, en Babilonia, los monumentos funerarios dignos de mención (reyes y nobles) aparecían como excepciones y rarezas (en Ur, por ejemplo, sí se encuentran tumbas poderosas llenas de objetos tallados en oro y piedras preciosas). La civilización de los pueblos mesopotámicos se desarrolló en Oriente Próximo, entre los ríos Tigris y Éufrates, con el 2.000/3.000 a.d.C. como periodo de máximo desarrollo.

mesopotamia1

El más allá era, para los babilónicos, un reino de sombras lleno de barro y polvo. Los muertos sufrían mucha sed, razón por la que en las ofrendas funerarias o de honor a los fallecidos el agua tenía suma importancia (en las tumbas más elaboradas han podido encontrarse jarras y vasijas que acompañaban a los fallecidos en su viaje hacia el otro lado).

En Simboliza (www.simboliza.org) la ceremonia ‘Despedida del Cuerpo (funeral)’ hace uso del  elemento agua como una parte importante de este ritual del adiós en paz y el deseo de un feliz tránsito del alma en la persona fallecida. El agua junto al fuego, la tierra, el aire y el éter completando la simbología ceremonial.

En Mesopotamia, el culto a los antepasados fallecidos recaía en el hijo heredero, que recordaba a aquellos de su clan que se habían ido. Los babilonios miraban a la muerte como a la sombra, al “país sin retorno”. Como curiosidad, sólo al héroe de la leyenda del diluvio, Utanapishtim, le fue permitido disfrutar de la vida eterna junto a los dioses… pero, eso sí, en el ‘más acá’: en la Tierra. Es llamativo que también aparece el agua como pieza básica en esta leyenda mesopotámica de heroicidad humana.

mesopotamia2

Música y funerales: las melódicas partituras del adiós

La música forma parte de todas las etapas de la vida. Es más, hay testimonios de personas que han tenido experiencias cercanas a la muerte y todas coinciden en algo: escucharon un especialísimo tipo de música en ese momento.

La música forma parte del rito funerario desde hace miles de años. En todos los pueblos, culturas y tradiciones sonaron (y suenan) himnos en honor al fallecido, aunque es cierto que algunas culturas lo prohiben por completo.

elton john diana

Sigue leyendo

“Prohibido morir”: las curiosas dificultades que enfrenta el rito funerario

“Prohibido morir”. De este modo intentó resolver un municipio italiano del sur (unos 4.000 habitantes, zona de la Campania, a 50 kilómetros de Nápoles) sus problemas de falta de terrenos para construir un cementerio. El alcalde de Falciano del Massico emitió hace un par de años un edicto en el que, textualmente, se decía: “prohibición de hecho a los ciudadanos, residentes o de paso, a cruzar el límite de la vida terrena para ir al más allá”. El único camposanto disponible era el de una población vecina, con la que la peculiar Falciano del Massico había roto relaciones institucionales hacía varias décadas; luego su alcalde, cardiólogo de profesión, dictaminó esta sorprendente medida para ir solventando el problema de la inhumación, medida (prohibición) que se requería cumplir “en la medida de las posibilidades de cada uno”.

cementerio italiaP

Sigue leyendo

Llorar importa

Contar con un contexto apropiado, un grupo de personas que arropan, un ambiente propicio y acogedor, facilita la expresión emocional de la persona y contribuye de forma muy favorable a la superación del duelo. La ceremonia ‘Despedida del Cuerpo (funeral)’ de Simboliza es una toma de conciencia acompañada y amorosa que llega 40 días después del fallecimiento del ser querido.

La finalidad de esta reunión es cambiar un sentimiento de pérdida y vacío por una profunda gratitud a quien compartió esa parte del camino, deseándole un tránsito feliz y en paz hacia el nuevo devenir de su alma.

llorar

 

Sigue leyendo

Funerales nómadas: el camino continúa

Las tribus nómadas del mundo hacen del rito funerario un rito de paso, de tránsito, una parte del camino natural. Su ir y venir de un lado al otro en busca de condiciones favorables de vida convierte el culto al ser fallecido en un momento y ceremonia de peregrinaje.

nomadas 1

 

La muerte sólo forma parte del ciclo de la vida. Y en la ceremonia ‘Despedida del Cuerpo (funeral)’ de Simboliza (www.simboliza.org), esa muerte es una celebración amorosa y entrañable donde familiares, allegados, amigos reconocen al ser que ha partido y honran su recuerdo, compañía y aportación desde un sereno compartir. Sigue leyendo

El negro y el blanco: los colores del rito funerario

Los ritos funerarios están llenos de poderosa simbología. Analizamos ahora el peso del colorido en un funeral, ceremonia que en Simboliza (www.simboliza.org) se denomina ‘Despedida del cuerpo’.

El negro, color de luto en nuestra tradición, nos viene de lejos. Como en tantas y tantas cosas, es Roma la que marca la pauta de esta herencia. Las mujeres romanas vestían de negro para mostrar su pena y luto por la muerte de sus parejas; los ropajes que utilizaban en esos días se denominaban genéricamente ‘lugubrias’ (de ahí el término lúgubre).

funeral romano 1

Sigue leyendo

Más fallecidos que nacidos: la realidad de España

La muerte cobra cada vez más peso en las estadísticas de la población española. Si bien las previsiones iniciales del INE apuntaban que la inversión de la pirámide poblacional (más defunciones que nacimientos) llegaría en el año 2017, es una realidad que esto se producirá dos años antes: en 2015. Será cuando en la Península mueran más personas que niños vengan al mundo. España perderá un millón de habitantes en 15 años, si todo sigue como hasta ahora.

tercera edad

 

Sigue leyendo