Adaptarse al cambio

Perder a un ser querido (en Simboliza, la ceremonia funeral lleva el significativo título de ‘Despedida del Cuerpo’), enfrentar un adiós, otro trabajo, otra vida, otra ciudad, otro país… todo supone una adaptación al cambio. Paradojicamente, lo único cierto de la vida es el cambio y (paradojas de la vida), la sociedad insiste en ‘educar’ a sus miembros en la búsqueda de la estabilidad y no en el fluir con lo que se presenta. Muchas de las incoherencias personales, dolores, trastornos y enfermedades tienen su origen aquí, según los especialistas en relaciones y comportamiento humano.

el cambio

¿Cómo vivir con el cambio? ¿Cómo ser feliz en la incertidumbre si parecen pregonarnos que la felicidad está en lo seguro, en el otro lado? Aquí llegan frases como esta, que ponen algo de luz en la deriva: “Pretendemos dirigir cada uno de nuestros movimientos y protegernos de desagradables ‘imprevistos’ . No nos damos cuenta que el cambio es inevitable. Derrochamos parte de nuestra energía empeñados en controlar lo incontrolable, nadando contra corriente (estos es, empeñados en ir contra la Vida).

Los cambios se asocian a algo negativo y, por ende, muchas veces destructivo. Es fundamental pararse y reflexionar sobre este punto y, desde luego, sobre el hecho de que las pérdidas son algo inevitable. Procesar el dolor y el sufrimiento es algo que parte de una premisa inicial: el dolor se produce, sí; es necesario sentirlo, vivirlo y acompañarlo sin resistencia. Pero el error (subrayan los expertos) llega cuando aparece el empeño de quedarnos a vivir para tiempo inmemorial en él. Fundamental siempre, siempre, siempre esto: PERDONAR sea lo que sea.

#cambio #dolor #cambiardevida #vivir #nuevavida #perdonar #elperdón

el cambio1

Aferrados al duelo

El proceso de duelo por la pérdida de un ser querido o por una ruptura sentimental tiene una duración determinada que es necesario pasar. Todos los terapeutas insisten en que no hay que saltarse ninguna etapa pero, eso sí, ponen mucho énfasis y llaman la atención en no aferrarse al duelo y no hacer del sufrimiento el motor central de la vida, no alargar el proceso en exceso, no caer en la victimización personal. ¿Cuándo se produce esto? En el caso de un fallecimiento, y una vez que se ha honrado al ser querido en el funeral (ceremonia que en Simboliza lleva por nombre ‘Despedida del Cuerpo’), comienza la primera etapa de este duelo: la aceptación de la realidad de la pérdida. La primera señal de alarma de que puede caerse en el exceso de dolor es el papel que se le dé a las redes sociales.

aferrada al duelo1

Los psicólogos ya advierten del doble componente (peligroso doble componente) de hacer uso de facebook o twitter para ese último adiós. “Los mensajes post-mortem (asegura la psicóloga gallega Sabela Maceda García) o la posibilidad de seguir en contacto con esa persona a través de internet puede no sólo no ser beneficiosa sino incluso obstaculizar de forma importante esa primera fase del proceso de duelo. Una vida virtual póstuma (continúa) alimenta la fantasía de la no muerte, impidiendo el adecuado procesamiento emocional de la pérdida”.

Otra señal de alerta son las emociones. Cuando el componente emocional del duelo es extremo, o bien por exceso o bien por defecto podemos estar ante una que persona con tendencia a anclarse en el sufrimiento. Otro signo de alarma es no aceptar la pérdida: predice claramente un proceso de duelo largo y complicado. Importante: ante cualquiera de estos síntomas merece la pena ponerse en manos de terapeutas profesionales que guíen con acierto el camino de vuelta a la paz.

aferrada al duelo2

#duelo #superarunduelo #ruptura #relacionesdepareja #superarunaruptura

Enterramientos de los tuaregs, reyes del desierto

El pueblo Tuareg, rey del desierto del Sahara. Pueblo nómada que controló el comercio durante siglos en esa zona inhóspita del norte de África. Pueblo dedicado al pastoreo y pueblo indomable con la gallardía, la nobleza y el valor de los mejores guerreros y con el misterio de las leyendas que cuentan su origen atlante cuando una reina, Tin Hinan, dirigió su destino. Los tuaregs entierran a sus muertos en ceremonias sencillas, cortas y solemnes, funerales que en Simboliza se denominan ‘Despedidas del Cuerpo’.

tuareg

Tras el sepelio, el cortejo fúnebre acompaña a la familia de la persona fallecida al interior de su vivienda, donde se sirve un banquete. Curiosamente, al igual que los mongoles o los guajiros colombianos, la etnia tuareg evita pronunciar el nombre de quien ya no vive para impedir que la muerte llegue a por más víctimas. Así lo cuenta el antropólogo británico James Frazer en su libro ‘La rama dorada’.

Para sellar el fallecimiento, colocan dos piedras en la tumba si es hombre: una en la cabeza y otra en los pies; en caso de tratarse de una mujer, llevará otra más… en el vientre.

tuaregs ruta

#tradiciones #funerales #sahara #mundo #tuaregs #ritosfunerarios

¿Viajar ayuda a superar un duelo?

La pérdida de un ser querido (que tiene en la ceremonia ‘Despedida del Cuerpo’, de Simboliza un amoroso funeral) o el duelo que llega tras una ruptura sentimental pueden suponer un buen momento para plantear un viaje. ¿Qué beneficios tiene hacerlo?

Un viaje, indican los expertos, no debe tomarse como una huida de uno mismo ni de la situación que se afronta y sí como una forma de encontrarse con la verdad que habita dentro de cada uno desde un escenario distinto, tal vez necesario porque aportará aire fresco. Un viaje, si se realiza con consciencia y a conciencia, invita a salir de la historia de dolor de cada uno para conocer otras vidas, otras realidades, otros escenarios; para volvernos más humanos, más compasivos y más empáticos con el otro y con nosotros mismos.

viajar1

Viajar (siempre se ha dicho) abre la mente. Y abre el corazón. Aporta experiencias y permite contrastar el aprendizaje. Tener otra ubicación, otros acompañantes y otra rutina obliga a la mente a un reacomodo y puede resultar de gran utilidad en ese proceso de superación de una pérdida. Un viaje es como si abrieras las ventanas de par en par a la vida (siempre, insisten los terapeutas, que no se viaje constantemente con la mirada puesta en el pasado).

Fundamental para viajar después de una muerte o una ruptura: comprometernos a estar en el presente y a disfrutar de todo lo que el mundo, a través de ese viaje, nos ofrece. La realidad se abrirá paso más allá del mar de pena o del sufrimiento al que tal vez nos hemos anclado. Y el mundo nos devolverá la mirada positiva… y la sonrisa. Ése es un buen milagro.

viajar2

#viajar #alegría #felicidad #verano #verano2015 #superación #superarunduelo #superarunaruptura

¿Qué hacer con los recuerdos?

Los recuerdos son el ‘hueso más duro de roer’ durante un proceso de duelo. Duelo por una ruptura o por la muerte de un ser querido, fallecimiento que encuentra en la ceremonia ‘Despedida del Cuerpo’ (funeral) de Simboliza un perfecto modo de honrar a la persona que se ha ido.

¿Qué hacer con los recuerdos? En primer lugar, asumir que están pero, al mismo tiempo, asumir que son pasado y que el pasado se fue, ya no existe. Los psicoterapeutas recomiendan no actuar nunca de forma impulsiva para intentar que desaparezcan: no suplir una relación con otra, una vida con otra… ni, tampoco, aferrarse a pastillas (salvo en caso de necesitar la asistencia médica), drogas o el consumo excesivo de alcohol. El efecto que se consigue así es justo el contrario: los recuerdos se multiplican y, es más, el duelo se complica.

recuerdos1

“Respetar lo que se está sintiendo” y “afrontar con uno mismo y frente a uno mismo el aprendizaje que ello implica” son otras dos recomendaciones de los profesionales en psicología y psicoterapia. Analizar qué hay detrás de lo que ha sucedido y qué reto plantea ahora la vida y para qué. No aferrarse al dolor es fundamental y no navegar a la deriva por los recuerdos, que se desgastan y se manipulan a fuerza de recordarlos una y otra vez.

Son de gran utilidad prácticas como la meditación y el yoga; ambas ayudan a ordenar la mente, en caos durante un proceso de duelo. También, insisten los profesionales, evitar permanecer en soledad mucho tiempo: los recuerdos tienden a campar a sus anchas en ese momento. Rodearse de personas saludables y positivas es esencial durante los primeros compases del proceso.

recuerdos2

La vida no se acaba aquí y los recuerdos no permiten estar en el momento presente. Sólo estando firmemente anclados en el presente se construye lo nuevo.

#serfeliz #emociones #superacionpersonal #crecimientopersonal #superarunduelo

La luna y la muerte

Son muchas las leyendas y mitos que hacen referencia a la muerte en relación con la luna, o a la luna en relación con la muerte. Funerales ‘lunares’ como ritos de adiós, una ceremonia que en Simboliza se denomina ‘Despedida del Cuerpo’.

En la mitología de La India brahmánica, la Luna está donde van las almas de los difuntos (una especie de ‘reino de los muertos’). En la antigua Grecia, las fases lunares estaban representadas por tres diosas: Artemisa (la luna nueva), Selene (luna llena) y Hécate (la cara oculta de la luna, su lado oscuro); Hécate, según la mitología helénica, erraba entre los cuerpos de los muertos, habitaba en las tumbas, en los lugares solitarios, en las encrucijadas de caminos, enseñaba brujería y su presencia era anunciada por el aullido de los perros.

selene

Los mayas tenía en Ix’Chel (llamada “la blanca” o “el corazón del cielo”) su representación de la Divina Madre y… de la diosa de la Luna. La Divina Madre tiene varios aspectos fundamentales representados en diversas deidades (según culturas, religiones, tradiciones, mitos…); uno de estos aspectos del Ser Femenino es el de “reina de los infiernos y de la muerte”, la que “se traga al ego en los infiernos dantescos para que la esencia o alma vuelva a su prística pureza”; también válido para la diosa Proserpina de Egipto.

Y todo, bajo una luz muy… lunar.

ixchel

#noche #luna #leyendas #tradiciones #lunallena

Alimentos y hábitos que ayudan a sobrellevar un duelo

El proceso de duelo completo tras la pérdida de un ser querido (el rito de adiós se denomina en Simboliza ‘Despedida del Cuerpo’) puede alargarse entre 6 meses y 4 años. La sintomatología física incluye llanto, taquicardias, mareos, diarreas, alucinaciones, dolores de cabeza, falta de apetito, inquietud, falta de aire, problemas para dormir, opresión en el pecho, cansancio, pérdida o aumento de peso… Síntomas que también pueden darse en otras ‘muertes’: un divorcio, la ruptura de una relación, el fallecimiento de una mascota o, incluso, el fin de un trabajo.

el duelo1

¿Cómo sobrellevarlo mejor? En primer lugar, pidiendo ayuda a un profesional si fuera necesario (un psicólogo especialista en Psicología Clínica, como primera opción); después, cuidando una serie de pautas de comportamiento. Es importante hacer deporte de forma regular y evitar el consumo de alcohol (que agudiza los episodios depresivos); también, seguir una dieta alimenticia equilibrada y sin excesos, evitando las comidas copiosas y apostando por frutas, verduras, cereales y legumbres. Hablar con las personas cercanas es importante y llorar cuando se necesite, más. Dormir resulta fundamental (si existen dificultades, lo mejor es recurrir a un terapeuta).

el duelo2

¿Cómo empezar a notar la mejoría? Cuando llegan las ráfagas de energía, se descansa mejor, resulta más fácil levantarse por las mañanas y la vida se reorganiza. Los altibajos iniciales son también normales: un día muy bien… y al siguiente, muy mal. Igualmente normal revivir fechas destacadas que transcurrieron junto a la persona que se fue. Los expertos recomiendan tomárselo con calma y no rechazar esas emociones durante esos determinados días: pasarán pronto.

el duelo3

#vivirmejor #superarunduelo #autoayuda #vidasana #crecimientoemocional #emociones #duelo

Los samurái: el pueblo que no temía a la muerte

Samurái: un icono de la cultura japonesa. El término deriva de ‘Saburau’ que, en japonés antiguo, significa “servir”. Los Samurai son “aquellos que sirven”. Los guerreros que no temían a la muerte y que hacían de este lema, “la muerte es una puerta para una vida muy digna” una de sus consignas. Sus funerales (una ceremonia que en Simboliza se denomina ‘Despedida del Cuerpo’) eran rituales sentidos de respeto y honor.

Un samurái tenía como código de conducta el ‘Bushido’ o ‘Camino del guerrero’ con estos principios: justicia (‘Gi’), coraje (‘Yukki’), benevolencia (‘Jin’), respeto (‘Rei’), honestidad (‘Makoto’), honor (‘Meiyo’) y lealtad (‘Chuugi’). Si no era capaz de cumplirlos sólo le quedaba una salida: acabar con su vida en un tremendo ritual denominado ‘Seppuku’.

samurai

Más allá de su destreza como guerreros, del extraordinario manejo de la Katana (creían que su alma se entroncaba con el ‘alma’ de esta espada formando un todo) y de sus principios inquebrantables, los Samurái eran una casta libre, que hacía más o menos lo que le venía en gana. Temidos, respetados, intocables… y artistas; sí: también artistas. Literatos, poetas, músicos… cuando no combatían creaban jardines acuáticos, apostaban por el enraizamiento de ceremonias tan exquisitas como la ‘ceremonia del té’, cultivaban la mente, meditaban… eran auténticos caballeros. Caballeros que (eso sí) tenían licencia para matar. Caballeros, en muchos casos, extraordinariamente crueles.

samurai1

#funeral #samurai #tradiciones #japón #mundo

Volver a empezar tras una muerte

Muere alguien cercano. ¿Cómo volver a empezar? Tras el ritual del adiós a ese ser querido (el funeral es una ceremonia que en Simboliza se denomina ‘Despedida del Cuerpo’), comienza una etapa personal escarpada: enfrentar, afrontar y superar la pérdida. Después, vivir una vida distinta, diferente… pero tal vez más plena.

El duelo es un proceso contundente y un aprendizaje profundo. Comienza, tras el ‘shock’ (o la incredulidad), con rabia y enojo; un posible enfado empinado y punzante hacia lo que le rodea . Tras él, llega la depresión y toda una ramificación que acompaña a esta pena: soledad, melancolía, confusión, desamparo, miedo… Al concluir este periodo, aparece lo que los expertos denominan ‘fase de recuperación o restitución’: alivio, convencimiento de que todo ha pasado y reorganización de la persona, que recupera todas sus facultades psíquicas y vuelve a empezar… cambiada y (es muy posible) mejorada.

superar un duelo1

Para ese ‘volver a empezar’ es importante no quererse saltar etapas y no tratar de contener emociones porque, de una forma u otra, éstas aparecerán. Las emociones son algo propio del ser humano y absolutamente necesarias. Deben dejarse estar.

También hay que abrirle la puerta al dolor. Sin miedo. El dolor viene… que pase. Pero que no se quede más de la cuenta: todo sufrimiento (regodearse en él en exceso) es opcional e innecesario. Y tres consejos más importantes que destacan los expertos: no automedicarse (es vital, en caso de necesidad, acudir a un terapeuta especializado para que ayude a sobrellevar este periodo), no tomar decisiones importantes durante este proceso de duelo (se trata de un tiempo de confusión y no conviene decidir sobre un cambio de trabajo, de vivienda, una nueva pareja, un hijo… La importante carga emocional del momento perturba ampliamente la visión y el equilibrio) y, finalmente, es importante darse tiempo para descansar, disfrutar, divertirse… ir abriendo la puerta a la risa poco a poco.

Y las aguas volverán a fluir, a su debido tiempo, alegres… y renovadas.

superar un duelo2

#duelo #superarunduelo #nuevavida #renovación #cómosuperarunduelo

¿Cómo vestir en un funeral?

Pues, en contra de lo que pueda parecer, no es muy adecuado vestir de color negro completamente en un funeral si no se es una persona muy allegada a quien ha fallecido. Éste es un aspecto importante a tener en cuenta en la ceremonia del adiós, que en Simboliza lleva por nombre ‘Despedida del Cuerpo’.

Entonces, ¿qué es lo correcto? El protocolo estima que lo realmente apropiado es acudir a un sepelio con una vestimenta moderada, sin excesos, en un color oscuro y sin lucir complementos de tonalidades llamativas. Sobriedad y nada de ostentación.

carolina herrera en funeral

Los colores recomendados son el azul oscuro, marrón oscuro, verde oscuro y gris (descartados el rojo y el blanco). Desaconsejable en una mujer las prendas ceñidas, deportivas o muy escotadas; también, las sandalias o la bisutería recargada. En el hombre, el uso de corbata es aconsejable pero no obligatorio; el llevar ropa deportiva está fuera de lugar, así como gorras, calzado abierto o camisas sin mangas. En cuanto a los jeans (vaqueros), la recomendación protocolaria es hacer uso de ellos siempre que sean de color negro (tanto en el hombre como en la mujer).

kate moss funeral

Y algo con lo que debe ‘vestirse’ siempre alguien que acuda a un funeral: la puntualidad es un gesto de elegancia en todo rito de adiós a una persona fallecida. Junto a la discreción, se convierte en el mejor complemento de esta ceremonia.

#funeral #funeraria #funerario #vestirbien #estilo #style